El cambio de vías del San Martín está frenado desde la presidencia de Macri

Las obras de modernización de la traza, que también incluían la señalización, iban a comenzar en 2017 con dinero del Banco Interamericano de Desarrollo.

La licitación para la renovación de las vías y el sistema de señalamiento del ferrocarril San Martín existe y está frenada. Forma parte del proyecto general de electrificación de la línea, que cuenta con un financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) reactivado en septiembre de 2022. El proceso llegó el año pasado hasta la apertura de sobres de los ofertantes, pero tras la asunción de Javier Milei quedó parado por completo y ahora el Ministerio de Economía pidió al BID reasignar esos fondos a otras áreas. La iniciativa incluye el recambio de vías y señalización en el tramo Retiro – Palermo, donde ocurrió el choque del viernes pasado.

 

La última novedad oficial sobre el proceso licitatorio data de fines de agosto del año pasado, tres meses antes del recambio presidencial. Fechada al día 30 de ese mes, en el «acta de apertura de propuestas técnicas» consta que siete empresas, consorcios o unidades temporales habían presentado ofertas para operar la «supervisión técnica» del diseño y construcción de la obra de «renovación de vías y señalamiento del Ferrocarril San Martín» en los 56.400 kilómetros de traza que van desde la terminal de Retiro hasta Pilar. En paralelo, entre marzo y junio se llegaron a realizar las aperturas de sobres para la obra en sí, en las que se presentó un solo consorcio interesado.

 

La obra se enmarca en el más amplio y nunca concretado proceso de electrificación del San Martín. El BID había dado el visto bueno para financiar ese proyecto durante la presidencia de Mauricio Macri, que en 2017 llegó a anunciar el comienzo del proceso licitatorio que finalmente nunca se concretó, por lo que el propio banco pidió la readecuación de los pliegos. En septiembre de 2022, entonces, el Ministerio de Transporte anunció la reactivación del proyecto, también con crédito del BID, en un proceso que llegó a las aperturas de sobres de agosto del año pasado, con audiencias públicas y evaluación de impacto ambiental de por medio, sólo para el primer tramo de la obra.

 

Ese primer tramo consiste ni más ni menos que en la renovación del señalamiento y de las vías del San Martín. Un reemplazo y modernización «integral» en la mayor parte de la traza, a excepción del viaducto que conecta Palermo con Paternal, inaugurado en 2018 con material más moderno que el resto. En cuanto al sistema de señalización, ahora en el ojo de la tormenta por el choque del viernes, el proyecto estipula la «instalación y puesta en servicio del equipamiento e instalaciones para el Sistema de Señalamiento, Sistema Automático de Protección y Control de Trenes».

 

Los cinco kilómetros del tramo Retiro – Palermo están comprendidos en el tramo a renovar. Allí, en el kilómetro 4,9 de la traza, sobre el puente que cruza la Avenida Figueroa Alcorta, se encuentra el punto en que el viernes se produjo el choque entre la formación de ocho vagones y el furgón de trabajo que se encontraba detenido, dejando un saldo de casi cien personas heridas. El sistema de señalamiento automático no funcionaba por los robos de cables que no fueron reemplazados por la gestión nacional, y los maquinistas operaban la «vía libre» de forma «manual», a través de papeles y comunicaciones radiales. La Justicia investiga en qué circunstancias se produjo la autorización para que el tren avance.

 

Seis meses después de la asunción de Milei, el proceso licitatorio para la obra no tuvo ninguna novedad y las obras siguen sin ser adjudicadas. Desde la gestión anterior del ministerio, a cargo del actual diputado Diego Giuliano, sostienen que el proceso formal ya estaba terminado y que sólo restaba adjudicar las obras, algo que no se llegó a realizar debido al contexto de transición gubernamental. Página 12 preguntó por la demora en la adjudicación a fuentes de la gestión actual de Transporte, a cargo de Franco Mogetta, pero al cierre de esta edición no habían respondido.

 

Este martes, sin embargo, desde el Ministerio de Economía dejaron trascender una información que se vincula directamente con el proyecto del San Martín: el pedido al BID para reasignar el destino de diversos créditos entre los que se encuentra el de esta obra, pautado en alrededor de 400 millones de dólares. La solicitud ya fue elevada a la entidad este domingo y desde el Ministerio sostienen que es porque el proyecto del San Martín no se concretó, aunque no precisaron a que áreas sería redirigido.

 

Que el Gobierno estaba al tanto de la situación del San Martín lo confirman documentos de la propia gestión nacional que se conocieron este lunes, tras el choque de Palermo. En una nota dirigida a diversos funcionarios, entre los que se encuentra el ministro de Economía, Luis Caputo, el titular de Trenes Argentinos Luis Adrián Luque había pedido un semana antes del choque que se redirijan fondos «urgentes» para garantizar que la línea opere con los «estándares mínimos de seguridad operacional».

 

Este diario también accedió a un documento de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) específico sobre la situación del San Martín, donde se advierte sobre un serie de «irregularidades» tanto técnicas como operativas en el funcionamiento de la línea. El informe fue elaborado por la Gerencia de Fiscalización Ferroviaria de la CNRT y remitido internamente el pasado 8 de abril, un mes antes del choque. Después de detallar los problemas en distintos puntos de la línea, el informe reclama a la gerencia del San Martín que en el lapso de 30 días «adopte las medidas necesarias para dar solución a las falencias que constan en las actas».