Las ocho llamadas del ARA San Juan profundizaron la desconfianza del Gobierno con la cúpula de la Armada

screenshot.7734

Luego de que se publicara detalles de las comunicaciones entre el submarino y una dependencia a cargo del Comando de Fuerzas Submarinas, en el Ejecutivo creció el malestar con el almirante Marcelo Srur.

El jefe de la Armada, el almirante Marcelo Srur, aún no puede explicar por qué se informó al presidente Mauricio Macri, a su ministro de Defensa Oscar Aguad y a la opinión pública que el ARA San Juan había perdido contacto a las 7:30 de la mañana del 15 de noviembre, si hay planillas secretas que prueban que esa misma mañana a las 7:36, se usó un celular Iridium para transmitir “data” por espacio de 10 minutos desde la nave desaparecida en el Atlántico Sur a una dependencia a cargo del Comando de Fuerzas Submarinas.

 

Tampoco el almirante Srur puede explicar por qué no comentó a Macri y a Aguad sobre la existencia de esas llamadas vía satélite y su contenido específico cuando el Presidente y su ministro concurrieron al Edificio Libertad, y menos todavía por qué ayer aseguró durante una entrevista radial que no sabía los nombres de los marinos que recibieron la última comunicación del ARA San Juan. Srur está en tiempo de descuento, y su opacidad en la comunicación institucional de la Marina acelera rápidamente su pase a retiro.

 

Infobae publicó en exclusiva una planilla de la empresa Tesacom que provee celulares satelitales Iridium a la Armada Argentina. En esa planilla, se describen ocho llamadas telefónicas que se realizaron el 15 de noviembre desde el submarino desaparecido al número 08816000025 (en siete oportunidades) y la restante al celular 005492235609507, que pertenece a una compañía que no es Tesacom. Todos los números fueron contratados por la Marina, aunque sus usuarios son distintos. El número 08816000025 es genérico de Iridium, pero está conectado con un aparato que reporta a determinado comando de la Armada. El otro número, que es un celular común y corriente, siempre fue atendido por un oficial de importante graduación naval, que ahora lo apagó por orden de sus superiores. El almirante Srur, como jefe de la Armada, ya sabe los nombres de los marinos que recibieron las llamadas desde el celular Iridium. Sin embargo, esos nombres aún no llegaron al despacho del ministro Aguad.

 

Conocer los nombres de la Armada que recibieron las llamadas es clave, porque a través de ellos se podrá determinar qué pedía el ARA San Juan en su hora más aciaga. Precisamente, se debería hacer foco en las comunicaciones emitidas a las 7:36. Esas dos comunicaciones suman 600 segundos (10 minutos), y fueron de “data”, si se observa con atención la planilla que publicó Infobae en exclusiva. Y la “data” implica que se envió un mail, o una foto, o una ubicación satelital. Como es “data”, y Srur explicó a Macri y Aguad que “no se pueden grabar las conversaciones satelitales”, no hay excusas técnicas para no presentar la información: la data, como se sabe, no se graba. Son letras, conceptos, imágenes.

 

Entonces, los testimonios de los marinos que recibieron la data del ARA San Juan a las 7:36 del 15 de noviembre, más el registro de la data que debería aportar Srur, permitiría a la opinión pública saber por qué el Atlántico Sur se tragó al submarino con sus 44 tripulantes. El jefe de la Armada tiene toda la data, y aún no sabemos cuándo la entregará a su jefe directo, que es el ministro Aguad.

 

La planilla secreta revelada por Infobae también establece que hubo una llamada al celular 005492235609507. Ocurrió a las 06:19:58 de la mañana, el pasado 15 de noviembre de 2017. Esa comunicación tiene dos peculiaridades: No fue de “data”, sino de “voice”. Y no fue a un celular de Iridium, sino a una línea perteneciente a otra empresa privada. Esta línea era manejada por un oficial de la Armada que aún está efectivo. La llamada duró cinco minutos, y es muy importante para entender qué le sucedió al ARA San Juan. Srur sabe quién atendía al celular 005492235609507, y si no se acuerda, puede pedir que sus asistentes consigan la identidad. No hace falta recurrir a la ayuda internacional.

 

Para agregar más confusión al asunto, el propio Srur y su vocero, capitán de navío Enrique Balbi, aseguraron que la planilla de Tesacom no tiene el horario exacto de las llamadas. “Está corrido una hora”, dijo Balbi hoy al mediodía, respecto a lo que informó Tesacom en la planilla que reveló Infobae. Es decir: durante tres semanas, Srur y Balbi juraron que la última comunicación del ARA San juan fue el 15 de noviembre a las 7:30 AM. Y ahora, los dos aseguran –Srur en radio Mitre y su vocero en la conferencia de prensa– que la última comunicación sucedió el 15 de noviembre a las 8:36 AM.

 

Macri y Aguad están al límite de su paciencia política. Y la Armada juega sus cartas, entregando la información a cuentagotas. Como se terminó el operativo SAR, y ello implica que murieron los 44 tripulantes, el sumario interno ordenado por el Ministerio de Defensa y la causa abierta en la Justicia federal buscan reconstruir los hechos y asignar las responsabilidades administrativas y penales.

 

Srur y su cúpula saben qué se están jugando. Y actúan en consecuencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>