El ambicioso plan de Juanfer Quintero para tratar de estar disponible para las semifinales ante Boca

screenshot.31308

El colombiano tiene la esperanza de poder jugar al menos un rato en los dos choques de la Copa Libertadores ante el clásico rival de River.

Hermanito. Esa es tal vez la palabra que Juan Fernando Quintero más pronuncia por día. La dice ante cada uno de sus compañeros al hablar en el vestuario o durante los entrenamientos. La verbaliza al dialogar con algún periodista conocido que le pregunta por su evolución. Y la utiliza, también, para los ida y vuelta que mantiene con los empleados de River que trabajan en el complejo de Ezeiza. Son días en los que el colombiano se pasea por el River Camp con una sonrisa, entusiasmado, feliz: ya ingresó en el tramo final de la recuperación por la rotura del ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda.

 

Quintero sufrió la lesión más temida por los futbolistas el 17 de marzo de este año, en el clásico que River le ganó a Independiente 3-0 por la anterior Superliga. Los días de sufrimiento y de desazón quedaron atrás: hoy solo mira hacia adelante y el horizonte le muestra un objetivo saliente. Quintero quiere estar presente en las dos semifinales de la Copa Libertadores ante Boca: el 1 de octubre en el Monumental y el 22 en la Bombonera. Así lo cuenta entre sus íntimos y también ante los médicos del plantel de River, con quienes está muy agradecido pues el proceso de recuperación marchó incluso mejor de lo que él mismo imaginó en aquellos días oscuros de marzo.

 

Su presencia en el choque de ida ante Boca no parece sencilla y las dudas en ese sentido tienen que ver con que difícilmente llegue con el ritmo futbolístico que desea Marcelo Gallardo: el 17 de este mes se cumplirán seis meses desde que se lesionó. Por ahora, se trata de una expresión de deseo del propio enganche colombiano alimentada por los 25 días que quedan hasta el primer duelo Superclásico.

 

Quintero comenzó ayer miércoles a realizar trabajos con pelota a la par del resto del plantel por primera vez desde que se lesionó. Lo hizo a pura intensidad, sin concesiones, bien al estilo de los entrenamientos súper exigentes que comanda Gallardo. El próximo paso será participar de partidos en espacios reducidos, algo que ocurrirá posiblemente esta semana. Si todo marcha como él y los médicos esperan, en unos diez o quince días podría recibir el alta médica y allí sí comenzaría la cuenta regresiva definitiva hacia ese regreso que tanto esperan los hinchas de River.

 

Juanfer se terminó de ganar un lugar de privilegio en el corazón de los simpatizantes millonarios por el golazo que anotó ante Boca en la final de la Libertadores del año pasado, el del 2 a 1 parcial en el Santiago Bernabéu que luego Gonzalo Martínez transformó en el 3 a 1 definitivo que le dio a River la consagración.

 

Conscientes de que su presencia en las semifinales podría ser un arma valiosa desde el aspecto psicológico (como lo supo ser la de Martín Palermo para Boca en los cuartos de final de la Copa Libertadores 2000, la noche del “muletazo”), los simpatizantes de River aguardan su evolución con muchísima expectativa. Quintero lo percibe y también lo sabe: el domingo, en el Superclásico de la Superliga, cada hincha que lo vio en el Monumental le pidió lo mismo, como una letanía: que juegue ante Boca al menos un rato en cada uno de los dos choques coperos.

 

Cada vez que lo consultan al respecto, Gallardo se muestra muy cauteloso. Prefiere no alimentar expectativas que podrían verse demoradas por diferentes circunstancias. Sin embargo, el Muñeco y los integrantes de su cuerpo técnico mantienen el mismo deseo: que la posibilidad de ver a Quintero ante Boca vaya atada a la quinta victoria consecutiva en los mano a mano definitorios que tuvo el Superclásico desde 2014 para acá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>